Eppur si mouve
Los precios de las actividades no incluyen IVA. © Cross Skating - Optical Biathlon - Kickbiking Spain  Actividades deportivas. España 2013

Patinaje todoterreno:

Un gran desconocido aún, pero cada año más visible en el centro y norte de Europa, ya hace unos 10 años se practica en España. Después de leer estos consejos, no olvides pasar por la tienda de NORDIC FITNESS. Conocido como cross skating o nordic cross skating, en castellano se podría traducir por patinaje todoterreno, pero es un nombre largo que no ha tenido mucho éxito, por lo que la mayoría prefieren llamar al deporte cross skating y a los patines cross skates. Estos cross skates tienen diferencias claras con cualquier patín en línea y muchas más con uno tradicional de cuatro ruedas emparejadas. Para empezar, cada patín sólo tiene dos ruedas neumáticas, generalmente de 8 pulgadas (unos 200 mm) de diámetro, aunque todavía se venden algunos modelos más antiguos con ruedas de 6 pulgadas (aproximadamente 200 mm). Las ruedas se sitúan por delante y detrás de la bota, no directamente debajo como en los patines tradicionales, así la bota se puede montar más abajo, más cerca del suelo. Y tienen frenos “de verdad”, no un taco de goma que roza con el suelo. Este diseño hace que los cross skates tengan unas características y un comportamiento totalmente distintos de los patines de asfalto. Por un lado, al llevar los pies más cerca del suelo, son mucho más estables. Por otro, las ruedas neumáticas, mucho más anchas que las de poliuretano, dan más estabilidad si cabe. Además, el gran diámetro de las ruedas neumáticas permite recorrer caminos de tierra, grava compacta, hierba, asfalto en mal estado… aunque siempre serán más lentos que unos patines en línea sobre el asfalto. De cualquier modo, para desenvolverse con fluidez con estos patines es necesario el uso de bastones de esquí de fondo y es que el cross skating no se desarrolló con la idea de hacer una nueva modalidad de patinaje. Más bien se desarrolló como alternativa a los rollerskis de asfalto, es decir los esquís de ruedas que se usan para seguir practicando la técnica del esquí de fondo cuando la nieve se ha fundido. Dentro de los cross skates nos encontramos dos grandes grupos, los que llevan bota incorporada y los que no. Patines con bota incorporada: Todo la estructura y el sistema de freno es igual que en los modelos sin bota, pero llevan anclada una bota de patín en línea. Las ventajas son evidentes: o mejor sujeción del tobillo o mayor estabilidad o mejor transmisión de la fuerza en cada impulso Los inconvenientes también son evidentes ya que en caso de pinchazo estamos obligados a: o volver descalzos o llevar repuestos y herramientas suficientes en la mochila o o llevar unas zapatillas de repuesto Patines sin bota incorporada: Poco hay que añadir porque los puntos fuertes y débiles son los opuestos de los modelos con bota, peor sujeción, menor estabilidad, menor transmisión de fuerza y mayor tranquilidad ante posibles averías. Y una clara ventaja para los alquileres y centros que dan clases, un único patín cubre todas las tallas de calzado. Nosotros siempre aconsejamos el uso de patines con bota incorporada, sobre todo a aquellos que busquen una actividad físicamente exigente y quieran ir realmente rápido por sus senderos preferidos. ¿Por qué? Pues simplemente porque la transmisión de fuerza al patinar, el control de los patines, la potencia de frenado son mucho mejores que con un sistema de correas. Y para los supuestos inconvenientes sólo es necesario un poco de previsión. Efectivamente, si pinchamos con patines de bota incorporada no podremos simplemente quitarnos los patines y acabar la ruta andando; pero la solución es simple: llevar repuestos. Cualquier ciclista habitual lleva consigo repuestos y herramientas para reparar un pinchazo, ni siquiera se plantea tener que acabar la ruta andando en caso de pinchazo. Del mismo modo, ante la eventualidad de un pinchazo en mis cross skates, prefiero perder 10 minutos en reparar y continuar con mi entrenamiento, antes que quitarme los patines y volver andando (a saber cuántos kilómetros...) con un patín de 2-3 kilos y un bastón que mide más de metro y medio en cada mano.

SKIKE V9 Fire 200

Skike es la marca que dio el banderazo de salida al cross skating, o casi. Aunque ya había algunos modelos de patines que querían ser todoterreno, ninguno había solucionado los problemas de diseño con la habilidad que lo hizo Otto Eder. Con los Skike se marcaron las pautas del diseño de los cross skates que se mantienen casi inalteradas una década después: ruedas hinchables, freno activado desde la pantorrilla, plataforma lo más cerca posible del suelo… De los nuevos V9 Fire 200 podemos destacar características como: Fijación mediante tres velcros anchos y cómodos. El sistema de ajuste de la altura del freno es muy rápido y cómodo. Ya veremos si también duradero. Múltiples ajustes: corrección de pronación-supinación, ajuste de los velcros, longitud del pie... Ruedas delanteras con rodamientos antirretorno (sólo giran hacia adelante). Son los únicos patines (de entre los que vamos a revisar aquí) que tienen antirretorno. Eso, unido a la posibilidad de levantar el talón, permite pasar de patinar a “andar con los patines” aunque en un estilo más parecido al foqueo de skimo que a un verdadero paso clásico de esquí de fondo. La “comodidad” de poder hacer clásico lastra bastante a la hora de bajar, ya que el tobillo no va tan agarrado como en una bota de patinaje. Y también se resiente la velocidad: los mejores rodamientos antirretorno siempre son más lentos que el más barato de los rodamientos libres. Llantas de una sola pieza. Personalmente me parece un paso atrás. Hace unos años, los que tuvimos patines de ruedas 150, nos felicitábamos al cambiar a ruedas 200 por (entre otras cosas) lo fácil que era cambiar las cubiertas y arreglar los pinchazos con las llantas desmontables, aunque es cierto que no es tan difícil desmontar las cubiertas de eestos patines como era desmontar la de las ruedas 150. En cuanto a la posibilidad de hacer clásico, hay que desengañar a la gente. NO ESTÁN HECHOS PARA ENTRENAR EN CLÁSICO. Me explico. Se puede hacer una paso frontal, levantando el talón y propulsando hacia adelante graias a las ruedas con antirretorno, pero la posición del pie en el patín, el sistema de fijación, el peso de todo el patín, la distribución de pesos... en fin, todo, hacen imposible e incómodo moverse en clásico durante varios kilómetros. Al final son patines y están hechos para patinar. Tendremos que dejar el paso clásico como una solución para pasar tramos complicados (y no demasiado largos) donde nos resulte difícil o imposible patinar, pero nos tenemos que quitar de la cabeza la idea de hacer un verdadero entrenamiento de clásico durante kilómetros y kilómetros. Para eso, de momento, la única opción viable siguen siendo los rollerskis de asfalto. Actualización 25 junio 2018: Después de un uso algo más continuado y sin haber llegado a los 500 kilómetros, han aparecido los primeros problemas, alguno de ellos bastante grave y peligroso. Las cubiertas se han rajado y estallado incluso inflando las ruedas a presiones inferiores a la que viene marcada. Algún eje se ha doblado, las cintas de los velcros se han descosido y el ajuste del freno se ha llenado de tierra y se ha bloqueado. Todo ello tiene fácil solución por parte de Skike y esperamos que en las unidades que salgan de fábrica desde ahora esté solucionado. Es tan simple como cambiar de proveedor de neumáticos y poner unos mejores (está claro que para conseguir bajar el precio de los patines han comprado barato y les ha salido mal), poner unos eje de una aleación mejor o con tratamiento térmico para endurecer más el metal, revisar mejor el cosido de la correas... En fin, mientras que estos problemas no se solucionen,  desde aquí no puedo recomendar a nadie que compre unos SKIKE V9.

SRB XRS06 y XRS07

SRB, marca alemana de referencia en el mundo de los rollerskis, hace tiempo que decidió sacar una gama de cross skates. Y lo hizo adaptando su rollerski de ruedas neumáticas, el XRS01, montándole un sistema de freno a la pantorrilla y un sistema de sujeción del pie por correas con carracas. Así nacía el XRS02, con diferencia el cross skate más largo de todos y puede que el que tiene menor espacio libre al suelo. Mayor estabilidad a cambio de menor maniobrabilidad. Casi simultáneamente desarrollaron los XRS03, con un chasis algo más corto que los XRS02 y más en la línea de los cross skates del resto de marcas. Al ser más cortos entre ejes, pasan mejor por los terrenos más complicados y son más manejables, aunque también más nerviosos. Y llegó el momento de actualizar la marca a las ruedas 200x50. Fue tan simple como coger sus chasis y haerlos algo más anchos para dar cabida a ruedas mayores. Así, hay también dos versiones en los patines de ruedas grandes, el XRS06 de chasis largo para tallas 36 a 50 y el XRS07 de chasis corto para tallas 36 a 43. Para patinadores de hasta 90 kilos. Hay una version reforzada para patinadores de hasta 140 kilos. En cuanto a los ajustes, sólo podemos variar la posición de la correa delantera hacia delante o hacia atrás, en función de la talla de la zapatilla. Las tres correas son de carraca, y con buenos almohadillados, especialmente la del empeine-tobillo-talón. Mención especial merecen los frenos, con un diseño a prueba de bombas, con una pastilla de freno metálica (imagen de la derecha) de grosor más que generoso y que durará años y años.   Resumiendo, son unos patines de diseño elegante y minimalista, con detalles de calidad como las carracas o las pastillas de freno y que destacan por su ligereza (no tanto si cogemos la versión reforzada), estabilidad, centro de gravedad más bajo, diseño llamativo y materiales de calidad.

POWERSLIDE GRAVEDIGGER 200

Llegamos al primer y hasta ahora único modelo de Powerslide con ruedas 200... un modelo con muchas luces y alguna sombra. Un diseño espectacular de todo el patín. Botas perfectas para el cross skating: agarre perfecto, muy rígidas lateralmente, buena flexión frontal y collarín del tobillo de dimensiones perfectas para poner el freno anclado directamente en la bota. En cuanto al chasis,  aluminio CNC, ligero, rígido, sin pegas, a la altura del chasis de Nordic Scout. Las ruedas, también otro acierto: llantas desmontables de aluminio, cuatro radios, rodamientos sellados por las dos caras, cubiertas Mudplugger de INNOVA. Freno POWERSLIDE Cuffbrake, ligero y potente. Todo parece perfecto. ¿Dónde están las pegas? De entrada en los frenos, porque sólo lleva uno. Powerslide sigue empeñado en que ellos son fabricantes de patines y que los patines en línea sólo llevan freno en el patín derecho. El problema es que estos no son unos patines en línea, son cross skates y la frenada cuando estás metido en una trialera con raíces y piedras la tienes que hacer con una pierna, con la otra o puede que con las dos... depende de qué te encuentres en el camino. Pero bueno, venden el segundo freno por separado. ¿Ya está?, ¿ése era el gran problema? Pues no. Lo gordo es un pequeño fallo de diseño en los ejes de las ruedas. Los ejes de 12 mm (los habituales en las ruedas 200x50 que suelen llevar rodamientos 6001, con diámetro interno de 12mm) no son pasantes. Los agujeros que atraviesan el chasis son de 8 mm y los ejes no pasan de lado a lado del chasis, sino que quedan encajados entre las paredes del chasis y asegurados por tornillos de métrica 8. Así, los tornillos no sirven solamente para sujetar los ejes en su sitio, sino que tienen función estructural, soportando todas las cargas en cada uno de los apoyos que hacemos y puede ocurrir que torsión tras torsión durante los apoyos e impulsos, acaben por cizallar los tornillos y se corten. Personalmente, los míos los personalicé el segundo día. Agrandé los pasos de los ejes hasta los 12 mm y coloqué ejes del 12 más largos, concretamente los de Nordic Scout, que funcionan a la perfección porque los Gravediggers y los Nordic Scouts comparten medidas de casi todo. Podemos intercambiar ruedas completas, casquillos espaciadores y tras la pequeña “operación”, también los ejes. Por supuesto, esta pequeña adaptación invalida la garantía de los patines y por eso en la tienda de NORDIC FITNESS no la hacemos, es algo que sugerimos a cada comprador, pero bajo su entera responsabilidad. En cuanto al comportamiento de los patines, simplemente espectacular. Las ruedas van muy bien, el chasis es muy rígido, la bota es cómoda y con un agarre perfecto, los frenos (por supuesto, yo le puse el segundo) ligeros, potentes y modulables. Y las sensaciones generales, fantásticas. Un patín muy limpio, sin partes que sobresalgan del ancho del chasis. Para los que vengan del esquí de fondo y tengan un estilo patinador medianamente bueno, ésa es una de las pegas que tienen otros modelos: los frenos (hechos para que entren las zapatillas del patinador) son muy anchos y sobresalen del chasis, tanto que cuando vas patinando con una técnica fina, buscando la mayor semejanza posible con los esquís, golpeas un freno con el otro (incluso alguna vez se han quedado enganchados). Esto no pasa con los Gravediggers.

NORDIC SCOUT

Fueron los primeros cross skates con ruedas 200x50. Se apostó por la robustez, chasis de aluminio CNC a prueba de bombas, rígido y ligero; botas Powerslide Phuzion; ruedas con llantas de aluminio desmontables y frenos potentes. El único punto negro eran los frenos. Aunque su funcionamiento es muy bueno, con una frenada segura, contundente y progresiva, son unos frenos pesados y muy voluminosos. Es muy normal golpear un freno con el otro cuando intentamos cerrar pies para una técnica más fina. Y si tienes la mala suerte de caerte, la estructura de los frenos sobresale tanto por los lados que es lo primero que toca el suelo y acaban retorcidos y desalineados. En TOTAL-SPORTS y NORDIC FITNESS lo solucionamos hace tiempo quitando esos frenos y adaptando los frenos montados en la bota de POWERSLIDE, copiando la idea de los modelos de ruedas 150 que desde 2016 tenía POWERSLIDE en su catálogo, pero adelantándonos casi dos años a la aparición de los Gravedigger 200. Por su parte, los desarrolladores de los Nordic Scout (la tienda alemana de patines ROLLENSHOP) decidieron rediseñar el freno para sacar una versión Nordic Scout 2.0. El prototipo llegó hasta nosotros, lo probamos y lo devolvimos a Alemania desaconsejando totalmente su producción. La idea de esos frenos parecía genial sobre el papel: frenada a la llanta (como las bicis) en lugar de rozando la goma del neumático trasero. Además, el sistema permitía frenar con las cuatro ruedas, no sólo con las traseras. Sobre el terreno, la frenada era muy buena, la mejor que hemos probado, pero salieron varios problemas: Si se montaba el sistema para frenar a las cuatro ruedas, en las frenadas más potentes se podían bloquear las ruedas delanteras y resultaba muy peligroso. Todo el sistema llevaba cables para activar los frenos (como una bicicleta) que molestaban mucho y se enganchaban con los bastones. Era más pesado aún que el sistema de freno original de Nordic Scout. Sobresalía más por todos lados y chocaban uno con otro al patinar. También era más fácil estropearlos en una caída porque era lo primero que tocaba el suelo. Como resultado, Rollenshop no los puso a la venta y ahora nos encontramos que Nordic Socut no tiene frenos. No han sacado adelante el modelo nuevo, mientras que los frenos antiguos dejaron de fabricarse. Rollenshop se ha embarcado ahora en intentar sacar una versión propia de los frenos anclados en la bota. Ya veremos en qué queda. De momento en España estamos usando los chasis y ruedas de Nordic Scout 2.0 para hacer montajes personalizados. El chasis 2.0 es para nosotros el mejor chasis que hemos probado, ligero y rígido. Sin lugar a dudas, son la mejor opción para hacer un montaje personalizado, pero con el inconveniente del precio, ya que un montaje personalizado implica comprar botas y frenos por separado y sale más caro que un montaje de serie.

XRS PHUZION

España es el único país donde los cross skates de SRB se venden con un montaje que incluye botas. En el resto de Europa se vende sólo la versión básica XRS06 y XRS07 de correas. El montaje tiene como partida los chasis y frenos de SRB para ruedas 200x50 a los que se les ancla un par de botas de la gama Phuzion de Powerslide.
Inicio Tienda Cross skating Optical biathlon Kickbike Actividades Galería Enlaces Contacto
Distancia entre ejes
Espacio libre al suelo
Espacio zapatilla-suelo
Peso (un solo patín)
Precio aproximado
Skike V07 plus
498 mm
40 mm
75 mm
2,1 Kg
239 €
Fleet
508 mm
35 mm
65 mm
2,5 Kg
449 €
SRB XRS03
525 mm
35 mm
61 mm
2,3 Kg
(2,6 con doble pletina)
405-490 €
Skeleton
572 mm
39 mm
78 mm en punta 84 mm en talón
2,6 Kg
370 €
(con segundo freno)
Nordic Scout Free Nordic Scout Phu. SRB XRS06 SRB XRS07
582 mm
65 mm
96 mm
3,2 Kg
400-600 €